Construyendo experiencias: Áreas de Práctica I

Artículo

Invertir tiempo y energía en estas áreas ayudará a las organizaciones a maximizar el impacto de sus prácticas hacia el desarrollo de un Gran Lugar de Trabajo For All.

Cultivar una cultura de confianza en los lugares de trabajo de manera cuidadosa y coherente es una tarea constante y altamente desafiante. Para lograr este objetivo, las organizaciones generan políticas y prácticas, las que marcan el sello de cada empresa.

Great Place to Work® ha diseñado una herramienta llamada Culture Audit©, cuestionario que solicita información sobre las prácticas relacionadas a la gestión de personas, y, por ende, sobre la forma en que la organización trabaja para construir una cultura sólida.

El modelo de Great Place to Work® distingue diferentes áreas críticas que ayudan a las organizaciones a aprovechar al máximo sus interacciones, y así enfocar sus esfuerzos en la construcción de experiencias que se caractericen por la confianza, el orgullo y la camaradería. Invertir tiempo y energía en estas áreas ayudará a las organizaciones a maximizar el impacto de sus prácticas hacia el desarrollo de un Gran Lugar de Trabajo For All.

A continuación, revisamos las primeras cuatro áreas de práctica, su importancia y algunos datos para entender cómo orientarlas.

CONTRATANDO Y ACOGIENDO

Reclutar nuevos talentos

El objetivo es ayudar a las organizaciones a generar las condiciones para que el reclutamiento se base en las aptitudes, el calce cultural y la capacidad de crecimiento de sus futuros colaboradores.

Debido a que cada cultura organizacional es única y posee ciertas características que la definen como tal, resulta clave que en los procesos de selección se incorporen elementos que permitan identificar el calce cultural entre los candidatos y los aspectos de la compañía que la hacen ser única.

Acoger e integrar

La intención radica en cómo las organizaciones acogen y le dan la bienvenida a la empresa a los nuevos colaboradores.

Un Gran Lugar de Trabajo For All ayuda a que los nuevos miembros se puedan adaptar a su nuevo rol y se sientan acogidos, pues esto impacta en su compromiso y motivación. La acogida es más que una tarea de la que la empresa deba hacerse cargo, es un reflejo de su cultura, manifestada en cómo integra a sus colaboradores.

INSPIRANDO

Trabajo con significado

Esta área de práctica busca que los colaboradores se relacionen emocionalmente con la empresa y comprendan cómo su trabajo contribuye a mejorar la organización. El desafío es involucrar a los empleados en el mismo “sueño” corporativo, de manera que los objetivos individuales y los organizacionales apunten a la misma dirección.

Para lograrlo, los líderes deben compartir la visión de hacia dónde se dirige la empresa, además de reforzar los valores, la importancia de cada rol en la organización y el significado detrás del trabajo de cada uno. Así, los colaboradores se sienten conectados a un propósito compartido, orgullosos de poder aportar con su trabajo a los clientes y a la sociedad e impulsan la cultura, inspirando e interactuando con otros en un círculo virtuoso que promueve los valores de la empresa.

HABLANDO

Compartir información oportuna y transparente

Su intención radica en que los líderes sean generosos en entregarle a sus colaboradores información acerca de qué es lo que tienen que hacer, cómo lo pueden lograr y qué es lo que se espera de ellos, de tal forma que puedan tener todas las herramientas para desempeñar su trabajo.

Para ello, la organización debe contar con los mecanismos necesarios que les permitan a los colaboradores acceder a todos los datos, avisos y notificaciones que necesitan. En este sentido el rol de los líderes y de la alta gerencia es fundamental, al igual que el desarrollo de canales adecuados, los cuales deben estar pensados para lograr una correcta combinación de periodicidad, alcance, contenido y asertividad.

ESCUCHANDO

Recibir información y gestionarla

El objetivo de esta área de práctica es definir cómo los líderes recogen información de sus colaboradores y la canalizan de manera correcta; desde las dudas, ideas y propuestas, hasta las quejas. Existen diferentes aspectos:

Comunicación ascendente

La comunicación es clave para cualquier relación y esto también se aplica a las organizaciones. Una organización de alto desempeño no sólo requiere que los colaboradores expresen sus ideas o inquietudes, sino que exista un entorno en el que se sientan cómodos al hacerlo.

Para ello resulta fundamental que las jefaturas se muestren accesibles y dispuestas a escuchar, pero también es necesario que existan una variedad de métodos, políticas y canales formales y específicos que garanticen que las personas serán escuchadas, así como un interés sincero en recibir todos sus comentarios.

Impulsando la colaboración

El objetivo es aprovechar las ideas de los colaboradores para buscar soluciones que beneficien a todos para crear una cultura de colaboración y motivación.

Así como estar informado es un componente relevante para promover un clima de confianza, también importa que los colaboradores sientan que sus sugerencias se toman en forma proactiva, que pueden ser incluidos en la toma de decisiones y que sus opiniones tienen un impacto en la organización.

Para ello, es importante que exista un compromiso organizacional en crear momentos de participación y desarrollo, para así cultivar ambientes de creatividad.

Imparcialidad ante todo

El propósito es indagar si existen mecanismos formales internos o externos a la organización que resguarden la confidencialidad de los colaboradores en caso de que sientan que son o fueron tratados en forma injusta.

Además de que existan canales de comunicación abierta, las organizaciones de alto rendimiento también consideran una serie de iniciativas para que sus colaboradores tengan los conductos formales necesarios para entregar información reservada en caso de requerirlo.

Estas prácticas permiten que los colaboradores experimenten altos niveles de confianza e imparcialidad en la organización, no sólo porque existan mecanismos y protocolos que garanticen que se tomarán las medidas necesarias para enfrentar algún conflicto, sino también por las acciones por parte de los líderes para contener y resguardar la imparcialidad y privacidad de quienes atraviesen una situación compleja.

 

Estas áreas de práctica buscan que los colaboradores se apasionen por su trabajo, que se incorporen correctamente a la organización, que relacionen su trabajo con en el propósito general de la empresa, que sean informados y que sientan la confianza para preguntar y dar a conocer sus opiniones en un ambiente de respeto.

En la próxima entrada les contaremos sobre las siguientes áreas y sus alcances, las que tienen como objetivo que las personas se relacionen como un equipo de alto rendimiento, donde colaboren, se ayuden, compartan y exista familiaridad para trabajar como equipo.

Trabajemos juntos para hacer de tu organización un gran lugar para trabajar

Completa los siguientes datos y uno de nuestros asesores se podrá en contacto.

Tu mensaje fue enviado exitosamente, te contáctaremos a la brevedad.