¿Las prácticas de su compañía son realmente competitivas?

Artículo

¿Qué elementos deben tener las políticas y prácticas para poder construir un Excelente Lugar para Trabajar? Existen cinco cualidades que pueden aumentar el éxito de las políticas y prácticas de su organización.

¿Cuáles son estas cualidades?

Los cinco aspectos, que utilizamos como parte de la metodología Great Place to Work® para evaluar las prácticas que su organización, son: Variedad, Originalidad, Inclusión, Toque Humano e Integración. Durante muchos años de investigación, hemos encontrado que estas cinco cualidades son necesarias para que las prácticas culturales tengan éxito.

Es decir, cuanto más altos estén los niveles de estos 5 aspectos en las prácticas de una empresa, más fácil será lograr un mejor lugar de trabajo. Si bien no existe una formula universal que pueda ser aplicada a todas las empresas, si miramos a las compañías que aparecen en la lista de cada año, donde vemos una gran variedad de culturas, todas excepcionales, cada una de ellas con sus propias características, y aun así lo han logrado. Estas empresas entienden cuál es su diferencial y por eso sostienen su cultura de manera continua.

Para construir un Excelente Lugar para Trabajar la organización debe contar con políticas, prácticas e iniciativas en nueve áreas clave: Contratar y dar la bienvenida, Inspirar, Hablar, Escuchar, Agradecer, Desarrollar, Cuidar, Celebrar y Compartir. Para que estas politicas y prácticas sean eficaces, deben poseer estas 5 características. Por ejemplo, una empresa puede desarrollar una amplia ‘variedad’ en cuanto a lo que ofrece en cada área, sin embargo, si no se integran en la cultura de la organización de una manera significativa pueden no lograr el impacto esperado entre los colaboradores.

Por otra parte, las prácticas pueden ser ‘inclusivas’ para una gran cantidad de colaboradores, pero si no tienen ‘toque humano’ pueden ser vistas como algo forzado. La clave está en crear una combinación de todos los elementos.

1. Variedad

Se refiere a los diferentes tipos de prácticas o programas que una organización tiene en un área específica (por ejemplo, en Agradecer o Compartir). Las mejores empresas utilizan una gran diversidad de programas o incluso diferentes formas de aplicarlos, proporcionando así más oportunidades para llegar a todos los empleados de la organización.

2. Originalidad

La originalidad se refiere a la creatividad y al «condimento» especial que una empresa ha incorporado en sus prácticas. Estas prácticas están diseñadas de tal manera que tienen un verdadero impacto entre los empleados y se distinguen de lo que puede verse en otras compañías.

En los mejores lugares para trabajar, los programas son creativos, únicos y especiales, y son desarrollados de una forma en la que transmiten la cultura de la organización.

3. Inclusión

Refiere a la justa distribución y disponibilidad de programas o prácticas que alcanzan a todos los empleados de la empresa, así como también a la participación de los empleados en el desarrollo o ejecución de los programas.

Cuando las prácticas y los programas son inclusivos, pueden personalizarse para satisfacer las necesidades de cada grupo de empleados, tales como empleados con diferentes tipos de función, de distintos niveles de educación, de horarios de trabajo.

4. Toque humano

Este criterio tiene que ver con la sensibilidad que utilizan las empresas para desarrollar sus prácticas. Los programas y las políticas al aplicarse transmiten un sentido genuino y sincero de cariño, calidez y respeto por cada uno de los empleados, expresando así el aprecio que la empresa tiene por ellos.

5. Integración

Integración es conceptualmente el criterio más complejo de los cinco, y se refiere al nivel global de coherencia entre los programas y las prácticas que se ofrecen. Otra forma de pensar la integración es considerar que también un programa tiene que ver con la propia cultura y con las otras prácticas para poder experimentar una cultura conforme a la visión y misión de la organización.

Hay que tener en cuenta que es difícil que cualquier conjunto de prácticas se destaque en las cinco cualidades, incluso en Las Mejores Empresas para Trabajar. Hasta el mejor cree que sus prácticas tienen oportunidades de mejora y constantemente perfeccionan y actualizan sus prácticas para mantenerse al día frente a una gran variedad siempre cambiante de posibilidades, así como lo es la evolución de las necesidades de los empleados.

El desarrollo de buenas prácticas culturales es un proceso continuo de aprendizaje, las organizaciones deben esforzarse en comprender lo que es significativo para sus empleados como también las formas, de esta manera las prácticas podrán ser eficaces y bien recibidas.

Lo que permiten estas cinco cualidades es ayudar a las organizaciones a conducir a cada una de sus políticas y prácticas hacia un nivel superior y avanzar así hacia un mejor lugar para trabajar.

Jessica Rohman es Manager, Program Content en Great Place to Work®.

Trabajemos juntos para hacer de tu organización un gran lugar para trabajar

Completa los siguientes datos y uno de nuestros asesores se podrá en contacto.

Tu mensaje fue enviado exitosamente, te contáctaremos a la brevedad.