El reconocimiento es fundamental para lograr los objetivos organizacionales

Noticia

Todos, independientemente del género, de la edad, queremos ser reconocidos por nuestros líderes por la contribución que hacemos en el trabajo.

Aunque el agradecer parezca simple, hoy representa un desafío para las empresas chilenas. Los datos muestran que la satisfacción de los trabajadores respecto a las prácticas de reconocimiento es significativamente menor entre aquellas empresas que no cuentan con culturas de confianza, y, a su vez, es una de las variables peor evaluadas entre los diversos componentes del clima laboral.

La reflexión que surge de la data recopilada se asocia al rol que tienen este tipo de prácticas dentro de las organizaciones. José Antonio Yazigi, director de Great Place to Work ® Chile, sitúa el reconocimiento como un aspecto central del desempeño organizacional: “todos, independientemente del género, de la edad, queremos ser reconocidos por nuestros líderes por la contribución que hacemos en el trabajo. Lo más importante que puede hacer un líder para realmente motivar a su gente a dar más de lo que le piden o de lo que se espera, es reconocerla.”

Cuando los colaboradores se sienten valorados por el trabajo que hacen, su percepción respecto a otros aspectos críticos del negocio mejora. Estudios de Great Place to Work® han demostrado que las culturas organizacionales que incluyen el reconocimiento como parte de su ADN, tienden a generar más condiciones para gatillar la innovación y la motivación entre sus colaboradores. De esta manera, las organizaciones que diseñan y ejecutan políticas y prácticas orientadas a reconocer, agradecer y valorar a sus trabajadores, obtienen mejores índices. Lo anterior sin duda se encuentra en línea con el negocio, ya que conduce a mejores resultados organizacionales.

En los Grandes Lugares para Trabajar, el reconocimiento es una práctica que refleja la cultura organizacional declarada y orienta el comportamiento de las personas que forman parte de ella. Para lo anterior, es necesario que las organizaciones estructuren sus prácticas de manera formal, además de promover una cultura de reconocimiento que incentive a sus ejecutivos a hacerlo de forma sistemática y frecuente. Sumado a lo anterior, si el líder personaliza la forma en que realiza el reconocimiento, marcará una diferencia respecto al impacto en quien lo recibe.

Qué y Cómo

El reconocimiento es una acción que parte por la observación, por apreciar al otro. En el contexto laboral, este tipo de prácticas se orientan a demostrar gratitud a los colaboradores por el aporte que hacen cotidianamente en el trabajo. Entendiendo lo anterior, se suma un factor clave: el éxito de estas prácticas va a estar directamente relacionado al QUÉ se reconozca y más aún al CÓMO se reconozca: “lo que hemos visto en nuestras investigaciones, es que el dinero no es el mayor factor para motivar a la gente a dar extra. El reconocimiento, en cambio, está varios peldaños más arriba. En este sentido, el reconocimiento emocional es constitutivo de un liderazgo distintivo, donde el líder es capaz de manifestar agradecimiento en forma cotidiana, con palabras y gestos sinceros. Este tipo de liderazgo no sólo impacta en las personas, sino que además en el resultado último de la organización.”

En la misma línea, Yazigi afirma:me ha tocado presenciar instancias organizacionales donde los colaboradores les cuentan a sus jefes cómo ciertos acercamientos, únicamente de dar muchas gracias o de señalar un trabajo bien hecho, marcaron un antes y un después para los trabajadores. Uno no dimensiona lo que un gesto de este estilo puede significar, pero nosotros hemos corroborado que tiene un impacto enorme.”

Sumado a lo anterior, el escenario actual de la sociedad chilena agrega un ingrediente adicional: la diversidad. Un caso ejemplar es la inclusión de trabajadores inmigrantes al mundo laboral del país, lo que ha implicado un cuestionamiento organizacional respecto a las formas habituales de hacer las cosas. De las instituciones que componen la lista de las Mejores Medianas Empresas para Trabajar en Chile 2018, un 87% cuenta con trabajadores de distintas nacionalidades, predominando los colaboradores venezolanos. En una cultura organizacional de confianza, las políticas y programas formales de reconocimiento deben ser capaces de recoger y hacer frente a las distintas necesidades de sus trabajadores, es decir, deben ser inclusivas y atender a la diversidad.

Efectividad

El reconocimiento en un Gran Lugar para Trabajar debe considerar diferentes elementos: “Para que el agradecimiento sea efectivo – declara José Antonio – debe contar con tres aspectos principales:

  1. Tiene que estar relacionado con el esfuerzo y logro específico del colaborador.
  2. Debe ser oportuno, es decir, ser entregado en el timing correcto.
  3. Debe estar conectado con el negocio y los valores de la empresa.

Nuevos tipos de reconocimientos, como aquellos que premian las conductas alineadas a los valores organizacionales, sientan las bases de una cultura y orientan las conductas a un objetivo en común”

Hoy en día, por ejemplo, es común ver que aquellas empresas que incluyen la innovación como parte central de su negocio, diseñan programas de reconocimiento que destacan las iniciativas innovadoras de sus empleados. Es así como en este tipo de organizaciones agradecen las nuevas ideas, y se observa y aprecia cuando un empleado da más de lo que se espera de él.

En consecuencia, el cómo se entienda el reconocimiento y el peso que se le otorgue dentro de la organización, son variables que permiten orientar el comportamiento y la percepción de distintos aspectos de la cultura organizacional por parte de los colaboradores. Hoy, el desafío para las empresas consiste en determinar qué rol tiene el reconocimiento para ellas y cómo diseñar prácticas que sean fieles a esta visión.

Trabajemos juntos para hacer de tu organización un gran lugar para trabajar

Completa los siguientes datos y uno de nuestros asesores se podrá en contacto.

Tu mensaje fue enviado exitosamente, te contáctaremos a la brevedad.